91
91 points

Con un talento fuera de lo normal, Ariel ‘’Burrito’’ Ortega desprendía magia en cada pelota que tocaba. Su capacidad para desparramar rivales y meter goles antológicos lo hicieron leyenda en River. Repasamos sus mejores momentos.

Un enganche tras otro y un cambio de ritmo. Así gambeteaba el Burrito, cada vez que la bocha pasaba por sus pies. Imprevisible en el gesto técnico. Eficaz para el equipo. Aportaba magia cuando todo parecía aburrido e hizo de la posición de delantero una nueva definición.

Sus etapas más gloriosas parecen estar ligadas siempre al club que lo vio nacer: River. Allí pareció mostrar todo lo que llevaba dentro. Con alma de potrero, Ariel, despunto en el campeonato local entre 1991 y 1996, donde consiguió con los millonarios cuatro aperturas y una Copa Libertadores en el año 1996.

El Valencia le dio la bienvenida para jugar en Europa, pero después de algunos años en Valencia y Sampdoria. Parecía que allí triunfaría igual que lo hizo en la Argentina.

Pero el éxito no termino de llegar y volvió a River, su casa. Ahí coincidió con una generación de futbolistas de otra galaxia, que hicieron campeón del Torneo Clausura de 2002. Juntar a Saviola, Aimar, D`Alessandro o Cavanaghi en un mismo equipo, siempre fue un seguro de buen juego.

30 de abril de 1994, la mejor actuación de su carrera.

Por el momento y por su edad, el clásico contra Boca fue uno de los mejores partidos que se recuerdan con River. La sequía ganadora que arrastraba desde hacía ocho años en los clásicos, hacía que todos dieran  como favorito a Boca.

Pero el partido fue por otro rumbo, y la sequía se terminó después de un actuación memorable del Burrito. Ariel hizo un partido espectacular, metiendo un golazo para abrir la victoria final por 3-0.

Ortega hizo un desastre por el costado derecho, donde fue literalmente imparable. Un daga constante que volvió loco a Boca y que certifico uno de los partidos de su vida, metiendo el primer gol contra Boca.

Cuatro goles a Unión Santa Fe

6 a 0 ganó River a Unión Santa Fe, en el que dos goles fueron de Cavenaghi y 4 del Burrito, lo que significo uno de los partidos más goleadores del crack. A pesar de ser delantero, Ariel no era un goleador nato, por lo que meter 4 goles en un partido fue toda una sorpresa.

Líder de Newell´s Old Boys

Durante los años 2004 -2006, el Burrito llegaba a Santa Fe para hacerse el líder indiscutible del equipo. No se tuvo  muy en cuenta al quipo dirigido por Américo Gallego para salir campeón en 2004. Sin embargo, el Burrito llegaba para hacer algo grande a Santa Fe, y así lo hizo.

El Burrito era el protagonista del equipo, donde metió 5 goles, y donde hacía una dupla terrible junto a Fernando Bellushi.

Muchos recuerdan como uno de los mejores goles de Ariel, el que metió contra Olimpo, donde después de desparramar a dos defensas de Olimpo, mete un zurdazo para hacer el empate contra el equipo de Bahía Blanca.

Último minuto contra Chacarita

En un partido loco contra Chacarita, con 7 goles que los no preveía, Ortega metió el gol definitivo en el último minuto, mandándole una pelota altísima por arriba del arquero de Chacarita que entro por todo el ángulo derecho. Significo la última etapa del Burrito Ortega, lo que todavía se recuerda como uno de sus mejores obras.


Like it? Share with your friends!

91
91 points