111
111 points

Ser máximo goleador de una liga es complicado. Antes del dominio de Ronaldo y Messi, hubo una época en la que inesperados goleadores aparecían contra todo pronostico cada temporada. Te contamos los 3 más sorprendentes en Deporte al Minuto.

Hubo una época en el fútbol español, en la que la cotización a máximo goleador era a la baja. La tasa de goles que necesitaba un delantero no era siempre superada por los 30 goles por temporada, lo que daba como consecuencia que aparecieran algunos pichichis inesperados.

Las últimos años del fútbol español han tenido dos tiranos del gol considerables: Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Ambos han sido apuesta segura para ganar el trofeo a máximo goleador, superando con facilidad la cifra de 40 goles por temporada.

Sin embargo, existió una época en la que los cada gol valía su peso en oro y la cifra de 30 goles parecía realmente un hito a tener en cuenta.

En este artículo hablaremos sobre 3 delanteros que de forma inesperada se consagraron como máximos goleadores del torneo, no sólo por su irrupción, sino por el nivel de sus equipos, ya que mayormente no partían como apuesta segura a ganar la liga.

Roy Makaay

Por la Coruña aún recuerdan las goles del delantero holandés, que desde el primer momento se encargó de dejar claro sus intenciones. El ariete, llegó a la ciudad herculina en el año ganador frente a leyendas como Djalminha, Mauro Silva, Donato o Valerón, su mejor socio.

Ya en su primer partido firmó un hack trick, que lo pondría en la órbita del fútbol español.

Su carrera en el Depor fue ascendente tanto a nivel personal como de club. Aquella temporada de su debut firmó el tanto que consolidaba al Depor como líder y campeón de la Liga española del año 2000, que otorgaba el primer título de liga al conjunto de la Coruña.

Sin embargo, su mayor racha goleadora llegaría en el año 2003, donde con 29 goles consiguió el trofeo pichichi como máximo goleador español y la bota de oro con 9 tantos en la Champions, sumando un total de 38 goles en esa temporada.

Viendo las cifras que se manejaban de goles por aquellas épocas (21 de Diego Tristán y 24 de Raúl ) los 29 de Makaay parecen de otra liga, y rompieron cualquier pronóstico deportivo goleador de aquella temporada.

Diego Tristán

El delantero andaluz formó también parte de la época dorada del deportivo de la Coruña. Formó pareja con Roy Makaay y fue pichichi la temporada anterior a este.

En este caso 21 goles le valieron al delantero para consagrarse como máximo goleador de la liga española contra todo pronóstico.

No parecía una apuesta segura para este trofeo, ya que a pesar de tener gol, el andaluz de caracterizaba por un ser un delantero con mayor toque de balón y de repartir varias asistencias por temporadas y sus promedios anotadores rondaban los 18-19 goles, lo que resultaba difícil para consagrarse como pichichi.

Sin embargo, como dijimos anteriormente, en estas épocas el gol se cotizaba al alza, y contra todo pronóstico, Diego Tristán se consagró pichichi español con 21 goles en la temporada 2001-02

Dani Guiza

El caso más inesperado en el trofeo pichichi fue Dani Guiza. Un delantero atípico, tanto en su personalidad como en su juego que se convirtió en pichichi en el año 07/08 con el Real Mallorca, con un total de 27 goles anotados. Prácticamente ninguna casa de apuesta contaba con él.

Guiza fue uno de los últimos delanteros españoles en conseguir este trofeo, antes del mandato de Messi y Cristiano.

Para hacer más grande su historia, el ariete de por aquella época del Mallorca, consiguió el trofeo sin haber anotado ningún penalti, lo que le otorga aún más mérito.

Su buen hacer con el equipo mallorquín le llevo a la Eurocopa de 2008 en Austria y Viena, donde mantuvo su racha goleadora, anotando 3 goles, que contribuyeron a que España se convirtiera por segunda vez en campeona de Europa.


Like it? Share with your friends!

111
111 points

What's Your Reaction?

No me gusta No me gusta
6
No me gusta
Me gusta Me gusta
4
Me gusta
Me encanta Me encanta
36
Me encanta
Me duelen los ojos Me duelen los ojos
30
Me duelen los ojos