127
127 points

Cual a ave fénix resurgió para coronarse en el Master de Augusta. Un hito que contra toda lógica ha puesto a Tiger Woods en la cima del golf nuevamente. En Deporte al Minuto te contamos una de las historias más espectaculares del deporte.

Como si del Renacido de Leonardo DiCaprio se tratara, Tiger ha vuelto por todo lo alto,  en lo que ya se conoce como una de las historias de superación personal y de vuelta al deporte, solo a la altura del mítico Michael Jordan.

Y es que, el Tigre de América, rompió todos los pronósticos deportivos y se proclamó ganador del Master de Augusta de 2019 contra toda lógica.

Lo hizo, tras pasar una de las etapas más duras de su vida.

La caída del Tigre

Desde su victoria en el año 2013, ganando el Bridgestone Invitational, que significaba el 79º título en el PGA Tour, Tiger no volvía a levantar cabeza.

Fueron cinco años de infierno en los que la leyenda viva, sufrió serias lesiones, escándalos extramatrimoniales y problemas con el alcohol, que lo hicieron, casi, retirarse del mundo profesional que dominaba.

Las lesiones fueron uno de los factores que más lo mermaron en los último años. A pesar que fue un pionero en el cuidado de la condición física, sometiéndose a sesiones diarias de gimnasio y golf cuando nadie lo hacía, las lesiones llegaron a mermarle seriamente.

Cuatro operaciones entre los años 2014 y 2017 a nivel lumbar, así como otras cuatro en su rodilla izquierda entre 1994 y 2008, hicieron que poco a poco el rendimiento de Tiger fuera decreciendo.

Su primera operación de espalda, en 2014 lo dejo por primera vez fuera del Master de Augusta de ese año, lo que sin duda cambio cambio por completo los pronósticos deportivos de las casa de apuestas.

Desde esta año, Tiger comenzó a fallar los cortes para poder participar en diversos campeonatos como el Campeonato de la PGA, o regresando jugar torneos como el Hero World y acabando a 26 golpes del ganador.

Los fracasos se sucedieron en años posteriores, firmando tarjetas que ninguna apuesta deportiva consideraba para alquien como Woods, como los 85 golpes que tuvo en la tercera ronda del Memorial, lo que fue una de las más altas de su trayectoria.

A lo largo de estos años, las continuas retiradas y parones por lesiones, plantean para Tiger el camino de la retirada.

Además de las lesiones, su adicción al sexo y al alcohol, así como un divorcio millonario fueron problemas que tumbaron a Woods y le provocaron graves problemas personales.

Su detención en el año 2017, por conducir bajo los efector de diversos fármacos y del alcohol, fue el momento en el que Tiger toco fondo, con las famosas imágenes de Tiger detenido.

El Renacimiento

Sin embargo, tras caerse, solo toca levantarse. Y esta parece ser la filosofía del campeón.

En 2017 ninguna casa de apuestas firmaría que dos años después el americano volvería a ganar un Master. La situación era insostenible, y sin casi recuperar su vida, era muy poco lógico que Tiger volviera al golf. Pero la lógica no juega en el terreno de los genios. Y Tiger lo es.

En 2017 regresa contra todo pronostico al Hero Word Challenge, acabando con un noveno puesto a 10 golpes del ganador.

En 2018, es incluido en la Ryder Cup y ese mismo año acaba a un golpe del líder en el Valspar Championship.

Por fin en ese mismo año, vuelve a ganar un torneo, coronándose  el 23 de septiembre en el Tour Championship, el torneo final del playoff de la FedEx Cup.

Pero esto solo acababa de empezar, y desde su juventud Tiger ya había declarado su mayor objetivo en el mundo del golf: Superar el record de 18 Majors de Jack Nicklaus.  Y tal vez esta haya sido la motivación para seguir adelante y convertirse en historia viva del deporte el 14 de abril de 2019.

Tiger volvía a ganar 11 años después un Major, haciéndolo  después de superar un tormento de lesiones, escándalos y caída a los infiernos que daban por muerto a la leyenda del golf.

Lo hizo ganando el Master de Augusta de 2019, y vistiendo el mismo polo con el que gano el US Open de 2008, como si todo aquello representara su redención.

Era su 15º, colocándose a solo 3 Major de los 18 de Jack. Todo apunta a que en la cabeza de Tiger parece una apuesta segura que lo conseguirá. Y no por su golf, sino por su perseverancia, apostando siempre por él mismo.


Like it? Share with your friends!

127
127 points

What's Your Reaction?

No me gusta No me gusta
26
No me gusta
Me gusta Me gusta
24
Me gusta
Me encanta Me encanta
20
Me encanta
Me duelen los ojos Me duelen los ojos
16
Me duelen los ojos
5 euros de Freebet gratis por la patilla (Sin letra pequeña).